domingo, 15 de septiembre de 2013

El cuidado de la piel de la embarazada

   Este post se le dedico a alguien muy especial que va a ser mamá. ¡Felicidades niña!
  Durante el embarazo, es necesario cuidarse más que nunca, porque de ello depende que se eviten secuelas estéticas en  la piel. 
 
   Para preparar tu cuerpo para los cambios que va a sufir y puedas prevenir algunos problemas como las estrías, la celulitis y las manchas, debes tomar algunas precauciones:

1. Higiene y cuidado de la piel. Durante el embarazo, la piel del rostro está radiante, por eso debes aprovechar esos meses para lucirla. Después de limpiar tu piel con jabones neutros y cremosos, aplícate a diario una crema de día seguida de un protector solar. 
Debes saber, a la hora de elegir tus cremas, que hay ciertos principios activos contraindicados durante el embarazo: retinol o vitamina A, ácidos, algunos despigmentantes, aceites esenciales y algunas algas.
Si notas la piel muy seca usa productos untuosos tipo bálsamo y, si por el contrario, se vuelve muy grasa, utiliza leche y productos libres de aceite y, en caso de acné, consulta al especialista.

2. Hidrátate. No olvides mantener tu piel hidratada tomando suficiente agua y usando cremas adecuadas para tu cara y cuerpo de este modo combatirás la sequedad que se produce en algunos casos debido a los cambios hormonales

3. Evitar las manchas. Durante la segunda mitad del embarazo el 70% de las mujeres (especialmente las de tez oscura) desarrollan manchas de tono marrón irregulares y difusas en la cara, llamadas cloasma o "máscara del embarazo". Esta es una condición hereditaria y hormonal, pero el sol es el principal factor desencadenante. Desde el primer momento en que se detecta el embarazo, debes aplicarte siempre, para salir de casa, protección solar y maquillaje con filtro UVA y UVB para evitar el temido cloasma. 

4. Hay que prevenir la celulitis si aún no está instaurada, ya que durante el embarazo se tiene más predisposición a que aumente o aparezca. Para ello, es necesario evitar la retención de líquidos  y los problemas en la circulación de retorno.
Para ello, es recomendable
hidratar todo el cuerpo, especialmente el abdomen, los senos y los muslos realizando masajes, con una crema hidratante ya que están contraindicadas los productos anticelulíticos, con pases circulares ascendentes desde los pies hasta los muslos, en el abdomen en el sentido contrario a las agujas del reloj y en los senos sin tocar los pezones.
Insiste más en las zonas con más acumulación de grasa (parte externa del muslo e interna de la rodilla), mediante pases concéntricos. 
 Y trata de mover las piernas mientras estás sentada, flexionando y estirando los pies, y caminar al menos media hora al día.


5. Desde el primer momento del embarazo hay que prevenir las estrías, aplicando un producto emoliente para aportar elasticidad a la piel. No te compliques la vida, con un simple aceite de almendras (o de jojoba o de rosa mosqueta) te bastará. Eso sí, aplícatelo dos veces al día, con masajes circulares muy suaves, en abdomen y senos (sin tocar los pezones), hasta la total absorción del producto.
6. Lee siempre las etiquetas de los productos para la piel y asegúrate de que se pueden usar durante el embarazo. 

7- Y para terminar, sigue unos buenos hábitos de vida, disfruta y dejate mimar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario