sábado, 27 de julio de 2013

Háztelo tu misma en casa: Mascarillas para el cabello seco

   Algunas de las señales para detectar que nuestro cabello está maltratado es cuando se vuelve opaco o sin brillo, seco, áspero y con las puntas abiertas.
  Las mascarillas o baños de crema las podemos comprar en alguna perfumería o las podemos realizar nosotros mismos con ingredientes naturales que  tenemos en casa o se pueden conseguir fácilmente.
Las mascarillas profesionales son más cómodas de aplicar, tienen un perfume más agradable y su caducidad es mayor dado que contienen perfumes y conservantes. Sin embargo, las mascarillas caseras son más naturales y, a mi juicio, más eficaces.
   Lo importante es saber usarla correctamente. Es imposible que una mascarilla consiga devolver al cabello seco y/o castigado el brillo y la suavidad perdidos en un minuto. ¡IMPOSIBLEEEE! ¡NO TE LO CREASSSSSS!
  
   Los pasos a seguir son:
- Aplicar la mascarilla con el cabello limpio de medios a puntas, nunca en la raíz del cabello
- Masajear "mechón a mechón" con el mismo movimiento que cuando se ordeña una vaca
- Dejar actuar al menos 10 minutos. Lo ideal es que durante este tiempo se envuelva el cabello con papel film o, simplemente, una toalla y apliquemos calor seco (secador)
- Por ultimo, es esencial aclarar con agua perfectamente para eliminar cualquier resto. A veces, dada su composición, es conveniente lavar el cabello con un poco de champú pues sólo con agua no es suficiente.
   Veamos algunos tipos de mascarillas. Elige la que más te convenga pues todas son ideales para cabellos secos o que han sido dañados por un exceso de calor (planchas, tenacillas, sol) o abuso de tratamientos agresivos (tintes, permanentes, decoloraciones).

 

Mascarilla de Plátano:


   Machacar un plátano, agregar una cuchara de miel y mezclar muy bien.

Mascarilla de Limón y Huevo:

   Colocar una yema de huevo en un bol e ir añadiendo  poco a poco y sin dejar de revolver, una cucharada de aceite de oliva. Luego, incorporar jugo de un limón y continuar mezclando hasta lograr una preparación cremosa.


 

 

Mascarilla de Aguacate:


   Pelar y triturar un aguacate maduro y agregarle tres cucharadas de yogur natural. Mezclar hasta obtener una pasta homogénea.

 

 

 

 

Mascarilla de Huevo:

   Para esta mascarilla se necesita un huevo, una cucharada de aceite de oliva y un poco de vinagre, mezclarlo hasta obtener una crema homogénea similar a la mayonesa.

 

 

Mascarilla de aceite de Soja:

   Mezclar dos cucharaditas de aceite de ricino con una cucharadita de aceite de soja. Llevar a fuego suave y calentar.



   Recuerda que todo tratamiento debes hacerlo por lo menos una vez por semana o cada 10 días. 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario