martes, 16 de julio de 2013

Errores al tomar el sol

   Me lo he pensado mucho antes de escribir este post, más que nada por no ser repetitiva y cansina pues la cantidad de información acerca de este tema que corre por Internet, la prensa y en radio y televisión es inmensa. Pero como cada día que voy a la playa veo un montón de gente roja como un cangrejo que sigue tomando el sol que no hace caso de los consejos que año tras año nos dan los diferentes medios de comunicación a pesar de los datos que se recogen en la campaña Euromelanoma 2013  (http://aedv.es/euromelanoma/), hoy me he dicho ¡QUE NO SEA POR FALTA DE INFORMACIÓN!
 
   Estos son los errores que solemos cometer a la hora de tomar el sol:
 
-NÚMERO 1: PENSAR QUE SI UNO USA PROTECTOR SOLAR, NO SE PONE MORENO
   El protector solar no impide el bronceado. La función de estos productos es evitar el eritema, es decir, que la piel se ponga roja y se queme. Y, por tanto, los efectos secundarios que pueden aparecer en el fúturo como son el cáncer de piel y el fotoenvejecimiento.
   Al principio, uno debe tomar el sol poco a poco (unos 10-15 minutos el primer día e ir aumentando gradualmente) con un factor protector solar (FPS o SPF en inglés) alto (50+).    Posteriormente, podremos usar uno inferior pero nunca menor de 30.

- NÚMERO 2: APLICARSE EL PROTECTOR SOLAR AL LLEGAR A LA PLAYA O A LA PISCINA Y EN POCA CANTIDAD
  Como dice un conocido anuncio de comparador de seguros, ¡¡ERRORRR!!
   Resulta que el protector solar comienza a funcionar a la media hora de usarse con lo cual si nos lo aplicamos nada más llegar a la playa o a la piscina, estaremos tomando el sol media hora sin ninguna protección.
   Lo aconsejable es aplicarlo uniformemente por toda la cara, el cuerpo y el cabello incluyendo zonas sensibles como los labios, las orejas, el cuello, la nuca, los empeines y la calva media hora antes para que vaya haciendo efecto.
   Es importante no usar perfume, desodorante ni maquillaje cuando vayamos a tomar el sol para evitar las indeseables manchas de la piel tan difíciles de eliminar. 
   Otro error común es creer que al usar autobronceador estamos protegidos y no es así ya que sólo tiñe la piel. Es verdad que existen autobronceadores con filtros protectores.


 
- NÚMERO 3: NO REPETIR LA APLICACIÓN
   Cada dos horas y después de cada baño debemos repetir la aplicación del protector solar ya que a partir de ese tiempo y después de bañarnos, deja de hacer efecto.
   Es importante que si nos gusta el agua, compremos un protector solar WATER RESISTANT o WATER PROOF. ¡Parece lo mismo pero no es lo mismo! El  protector water resistant aguanta 40 minutos en el agua y el water proof unos 80 minutos pero ninguno quiere decir que resista el agua totalmente.
   Muchas veces pensamos que porque las cremas sean "waterproof" podemos bañarnos las veces que queramos y no repetimos la protección.
   Las cremas cada día son más resistentes pero es aconsejable que tras bañarte vuelve a protegerte, ya que el roce con la toalla, el sudor y el agua van eliminando poco a poco el protector.



- NÚMERO 4: USAR POCA CANTIDAD DE PROTECTOR SOLAR ¡NO SEAS TACAÑ@!

   Según recomendación de los expertos, debieran usarse unos 36 gramos, aproximadamente 2 cucharadas soperas llenas para un adulto de 70 kg, cada vez que nos apliquemos el protector solar.

   Esto quiere decir que un envase no puede durarnos todo un verano. Un producto de 200 ml, nos servirá como mucho para unas 6-7 veces y si se comparte menos todavía.

   Controla su caducidad y su PAO. La PAO significa el tiempo que tenemos para usarlo una vez abierto, pasado ese tiempo debemos tirarlo.

   No guardes los protectores de un año para otro, aprovéchalos como crema corporal
 
- NÚMERO 5: NO USAR SOMBRERO NI GAFAS DE SOL
 
   Ya lo decía la canción Cuando calienta el sol "Coge tu sombrero y póntelo, vamos a la playa calienta el sol coge tu sombrero y póntelo, vamos a la playa calienta el sol".               
   Protegerá si es un sombrero de ala ancha (como los sombreros mexicanos, vamos), no nos servirá una gorra (pues no cubre ni las orejas ni la nuca). El ala del sombrero mayor de 6 cm reduce hasta un 50% la irradiación ocular.
   En cuanto a las gafas deben ser homologadas (nada de gafas de mercadillos, por favorrrrr) y proteger contra los rayos UV A y B. Mientras más cubra el contorno ocular mejor. Los niños también debieran usarlas.
 
                                         
 
 - NÚMERO 6: DEJAR AL SOL A LOS NIÑOS MENORES DE 1 AÑO SIN NINGUNA PROTECCIÓN
   Se desaconseja exponer al sol a los bebés menores de seis meses, porque su piel es muy sensible y aún no ha desarrollado plenamente su capacidad para segregar melanina, el pigmento que la protege. Estos bebés se queman y se deshidratan con mucha facilidad, y además todavía no es conveniente aplicarles crema solar.
   A partir del sexto mes de vida sí pueden exponerse al sol, pero solo por poco tiempo y, por supuesto, bien protegidos, con una crema solar con factor de protección elevado, gorrito, gafas y camiseta y, por supuesto, fuera de las horas centrales del día.
   En los niños hasta los 10 años, en la medida de lo posible, conviene evitar la exposición directa, especialmente en las horas de mayor intensidad, que son entre las 12:00 y las 16:00.
   Una buena estrategia consiste en no prolongar la estancia de los niños en la playa más de dos horas. Se puede bajar a la playa temprano, y volver a casa a medio día, para comer y descansar. Por la tarde, transcurrido el tiempo necesario tras la comida (entre dos y tres horas) y una vez que la intensidad solar ha bajado, se puede volver a disfrutar de la arena y el mar.

- NÚMERO 7: FIARSE DE LOS DÍAS NUBLADOS
   No hay que fiarse de los días nublados, ya que las nubes sólo filtran un 10% de la radiación solar.
   Por ello, aunque el cielo esté cubierto, se deben adoptar las mismas medidas de protección frente al sol que en un día despejado.
 
- NÚMERO 8: CREER QUE LAS SOMBRILLAS PROTEGEN 100%
   La sombrilla nos protege de la radiación directa del sol a la cabeza pero si estás en la playa no te protege de la radiación reflejada por la arena, que no es despreciable, y que te viene por los lados y por debajo.
   De hecho, y no es broma, una forma de ponerse moreno es a la “sombra de una sombrilla”.
 

- NÚMERO 9: BAJAR LA GUARDIA AL ESTAR MORENO
   No vamos a negar que las pieles oscuras o las muy morenas resisten mejor el sol pero no por ello deben de dejar de protegerse pues no dejan de sufrir los efectos negativos de la radiación solar como las quemaduras, las arrugas o las manchas.
 
- Y EL NÚMERO 10: TOMAR EL SOL EN LAS HORAS CENTRALES
    Ya sé que es casi inevitable no ir a la playa de 12 a 16 h pero se debe evitar tomar el sol entre las 12 y las 16 horas, aun cuando ya se tenga color, los rayos inciden directamente sobre la tierra y producen mucho daño en la piel con muy poco efecto de bronceado. Si lo hacemos debemos seguir a rajatabla todas las precauciones anteriores.
 
¡Disfruta del sol pero con cabeza!

4 comentarios:

  1. Me ha encantadooooo!!!! y me he reído tanto con lo de ERRORRRRR

    ResponderEliminar
  2. Muy buen post!!!Me ha gustado mucho.Ha sido claro, explicandonos lo necesario!!!
    La verdad es que conforme van pasando los años voy haciendome mucho mas responsable con las precauciones con el sol..pero una que no he conseguido es la de bajar a la playa poniendome antes el protector!! Siempre se me olvida y me lo pongo cuando llego a la playa..a ver si lo consigo este año!!
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado! Yo lo que suelo hacer para que no se me olvide es ponerme el bañador y el protector solar en casa.
      ¡¡Animo!! Que es cuestión de coger el hábito.
      Un besazo

      Eliminar