sábado, 8 de junio de 2013

Entrevista a John Queras: "Solo me interesa del frasco para dentro"

Javier Guerrero o John Queras
   Javier Guerrero, conocido como John Queras en el mundillo de la cosmética masculina ha tenido la amabilidad de concedernos una entrevista para darnos su peculiar punto de vista.
Este hincha del Atlético de Madrid aterrizó en el mundo de la belleza de rebote y sin proponérselo lleva más de una década trabajando en distintos medios, tanto femeninos como masculinos. En la actualidad, es el responsable de la sección de belleza de la revista Grazia y ejerce de John Queras en el blog Belleza en vena.

 
   En cada uno de sus artículos o post,  llenos de originalidad y humor, nos presenta las últimas novedades de la cosmética masculina dando importancia al interior del producto y dejando de lado las frivolidades que la publicidad nos intenta vender porque sabe que la cosmética facilita la vida pero no hace milagros.
   Yo diría que es lo que se conoce como un "retrosexual", un hombre moderno que bebe, fuma, no suele hacer dieta ni ejercicio y, aún así, se aplica cremas, vamos que aparenta no preocuparse por su aspecto.
 
LDB: ¿Cómo aterrizaste en el mundo de la belleza?

JQ: De rebote. Era un tema que nunca me había interesado hasta que conocí a mi compañera de blog y una de las gurús patrias de la beauty, Itziar Salcedo. Ella me metió el gusanillo hace 12 o 13 años y hoy todavía me dura.

LDB: ¿Qué te atrajo de este mundo para que decidieras dedicarte a escribir sobre el cuidado masculino?

JQ: La cantidad de beneficios que se obtienen con gestos sencillos y dar a conocer todo lo que la cosmética puede hacer por nosotros, algo que la mayoría de los hombres ignora. Yo empecé a investigar después exfoliarme y comprobar que el afeitado posterior fue mucho más placentero. Me aburre hasta el ronquido el tema de las celebrities que prestan su imagen a tal o cual marca y los conceptos marketinianos. Solo me interesa del frasco para dentro.
 
LDB: Una curiosidad, ¿por qué John Queras?

Lluis Llongueras
JQ: Es un homenaje a uno de nuestros peluqueros más creativos y divertidos, Lluís Llongueras, a quien tengo el gusto de conocer. Además, cuando le expliqué que había usado su nombre para crearme un álter ego cosmético, me dio su beneplácito, por lo que me cayó aún mejor. Y el toque yonqui del nombre es perfecto para quitarle a la belleza esa pátina saludable que tiene y que me irrita un poquito. No soy especialmente vanidoso, nunca he ido a un gimnasio, ni me depilo. Para mí, el usuario de cosmética es un hombre mucho más real: bebe, fuma, no suele hacer dieta ni ejercicio y, aun así, se aplica cremas.



LDB: A la hora de trabajar en tus artículos, ¿en qué te inspiras?
 

JQ: En la vida cotidiana. Los anuncios de las marcas suelen presentar unos ideales inalcanzables que, si bien son perfectos para vender sus productos, nada tienen que ver con el día a día de la gente normal. Y todo con mucho sentido del humor: cuando la cosmética se toma demasiado en serio y se olvida su espíritu frívolo, me echo a temblar.

LDB: Con tantos blogs sobre belleza, ¿cómo se consigue ser siempre tan original?

JQ: No sé si conseguimos ser siempre tan originales pero, es cierto que cuando tienes la posibilidad de escribir con total libertad en todos los aspectos (elección de temas y marcas, estilo, etc.), puedes hacer cosas distintas y probar nuevos enfoques.

LDB: ¿Crees de verdad que la cosmética ha conseguido introducirse en el baño del hombre o sigue predominando el rechazo machista hacia ella?

JQ: Los hombres tenemos una falta de cultura cosmética brutal pero, poco a poco, nos vamos dando cuenta de su importancia e incluimos cada día más productos en nuestras rutinas. Si pensamos que hasta hace unos años lo único que utilizábamos era un after- shave en formato alcohol puro, la verdad es que sí hemos evolucionado bastante.
 
LDB: ¿Qué encontraríamos en el baño de John Queras? ¿Cuáles son tus básicos a la hora de cuidar tu piel?

JQ: Mi rutina diaria es sencilla y eficaz: una limpiadora suave para el rostro, un contorno de ojos en roll-on (como una barra de pan francés, soy muy vaguete) y una hidratante con factor de protección. Tiempo total invertido: minuto y medio.
 
LDB: ¿Sueles acudir a algún centro de estética? ¿Qué tratamientos sueles hacerte?

JQ: Por mi profesión, tengo la suerte de poder probar un montón de tratamientos en cabina. Eso sí, el que nunca me salto es una limpieza facial en profundidad con cada cambio de estación.


LDB: ¿Sabrías explicar qué es la PAO de un cosmético?

JQ: Es como la fecha de caducidad. Son la siglas inglesas de Period After Opening, esto es, el tiempo que la fórmula se mantiene a pleno rendimiento desde el momento en que abres el frasco.

 
LDB: ¿Te atreverías a darnos algún truco de belleza infalible?

JQ: Echar la siesta. El pelo postsiesta tiene el grado justo de suciedad que permite domarlo y crear estilismos capilares únicos. Queda mucho mejor que recién lavado.

LDB: Y para terminar, para conocerte un poco más, dinos ¿cuál es tu.... favorito?

JQ:
  •     un color: El púrpura
  •    un olor o perfume: L’Eau Bleue d’Issey pour homme, de Issey Miyake
  •     una canción: Cualquiera de Prince
  •     un libro: Muchísimos, Miedo y asco en Las Vegas, de Hunter S. Thompson, Las partículas elementales de Houellebecq, Mortal y rosa, de Umbral, todo Eduardo Mendoza, Poemarx, el último poemario de gran amigo David Benedicte, Cien años de soledad, de García Márquez...
  •    una película: Zoolander
  •    un plato de comida: El arroz a la cubana con de todo: plátano frito, carne picada, huevo,  tomate, aceitunas verdes...
  •    un postre: Mi chica
  •    un cosmético: Un buen antiojeras, es milagroso
  •    una hora del día: La noche
  •    un momento de tu vida: Mañana
 
 
   Un placer tratar con hombres que entienden que la cosmética es importante. ¡Sigue así!

No hay comentarios:

Publicar un comentario