domingo, 14 de abril de 2013

Háztelo tu misma en casa: "Exfoliante corporal natural"

   Hoy domingo en el que mucha gente tiene más tiempo libre y ya nos vamos acercando a la época en la que muchos de nosotros empezamos a pensar en la operación bikini, os traigo un exfoliante corporal natural que ayudará a preparar tu piel.

   Al eliminar la capa de células muertas e impurezas depositadas sobre la piel también permite una mejor oxigenación de las células y proporciona inmediatamente una piel suave y transparente. Antes de recibir los rayos solares o de empezar un tratamiento cosmético corporal (anticelulítico, antiflacidez, antiestrias), debemos limpiar la piel para que el producto penetre mejor.
  Ingredientes:
 
 - azúcar moreno
 
- aceite de almendras o aceite de oliva
 
   Los gránulos del azúcar van a eliminar las células por abrasión y al ser azúcar moreno va a aportar minerales. Por otro lado, el aceite disminuye el efecto irritante del exfoliante y nutre nuestra piel.
 
  Elaboración:
 
   Debemos mezclar de manera homogenea el azúcar moreno con el aceite hasta obtener una pasta ni muy líquida ni muy sólida. En el caso de tener la piel grasa, usaremos aceite de almendras ya que es más seco y, por el contrario, si tenemos la piel seca deberemos usar aceite de oliva que aporta más tacto graso.

  Si queremos darle un toque especial podemos añadir unas gotitas de esencia de chocolate o caramelo.
 
  Aplicación:
 

   Esta exfoliación se debe realizar una o dos veces a la semana (a excepción de las pieles sensibles que deberan hacerlo cada 2 o 3 semanas) y antes de cualquier tratamiento cosmético corporal, de la toma del sol o del uso de un autobronceador.
 

   Aplicaremos la mezcla con un suave masaje con movimientos circulares y ascendentes en el vientre, las caderas y las nalgas y en las extremidades, prestando especial atención a las zonas más secas y ásperas.  Es conveniente aplicarlo sobre la piel húmeda ya que en ella se deslizan mucho mejor de los productos. Después, hay que enjuagar con abundante agua tibia.
 
   Debemos terminar hidratando pues sino nos quedará sensación de tirantez aplicando una crema hidratante corporal o con manteca de cacao previamente calentada muy suavemente (con un inciensero).

No hay comentarios:

Publicar un comentario