viernes, 29 de marzo de 2013

La tentación vive aquí: "Tatín extremeña"


Por estas fechas, suelen florecer los cerezos y convierten un lugar como el Valle del Jerte, en un sitio incomparable, un trozo de cielo en la tierra pues según vas llegando parece como si flotaras entre las nubes. Sólo he tenido una oportunidad de verlo pero no creo que se me olvide en la vida.
El valle del Jerte

    Existe una tradición japonesa llamada Hanami (Hana-flor y Mi-mirar) que consiste en recibir a la primavera, observando la belleza que resulta de la explosión de las flores. El primer hanami suele ser el de la flor del melocotonero (momo) pero el más espectácular es el del cerezo (sakura). Si ya de por sí, una flor es maravillosa, un millón de ellas hacen de un entorno único.



       Los japoneses con sus cámaras en mano, llenan las calles, los paseos y los parques para poder contemplar, retratar y disfrutar junto a los suyos de un sabroso picnic y de este regalo visual, que ofrece la primavera hacia finales de marzo. 
 
 
En honor a esta maravilla que nos ofrece la naturaleza por estas fechas, hoy os traigo una tarta Tatín extremeña. Esta tarta francesa fue creada por las hermanas Stéphanie y Caroline Tatin en 1898, en su hotel situado en Lamotte-Beuvron, en el Valle del Loire.
 
La peculiaridad de este postre es que se trata de una tarta de manzana al revés, es decir, para su elaboración las manzanas se ponen debajo y la masa encima. Se cuenta que cometieron un error al hacer la tradicional tarta de manzana y de ahí surgió esta nueva idea.
 
En este caso, es una versión extremeña ya que en vez de incluir la manzana como ingrediente básico, se realiza con la fruta típica del Valle del Jerte extremeño, la cereza.
 
 
Dificultad: Media
 
Tiempo de elaboración: 1 hora y media
 
Ingredientes:
 
  • ½ kilo de cerezas
  • 300 gr. de azúcar
  • 200 gr. de mantequilla
  • 200 gr. de masa sablé o de hojaldre (se puede comprar refrigerada)
Preparación:
 
       - Lava las cerezas, sécalas y deshuésalas.


- Pon la mantequilla en un molde de 26 cm de diámetro, pon al fuego y cuando haga espuma, añade el azúcar y muévelo hasta tener un caramelo claro. Coloca las cerezas muy apretadas sobre el caramelo.


- Estira la masa con el rodillo hasta dejarla 2 cm más del diámetro del molde. Pon la masa sobre el molde y remete lo que sobra entre la fruta y el molde.


- Cuece en el horno con la parte de arriba encendida a 175º C de 20 a 30 minutos o hasta que cueza la masa y se dore. Sácala del horno y vuélcala caliente.


- Si el caramelo se queda pegado al molde fundelo y ponlo por encima.
 
 
    Hasta que lleguen las cerezas, podemos sustituirlas por 4-5 manzanas o 6-8 plátanos, también queda deliciosa. En estos casos, habrá que reducir a la mitad la cantidad de mantequilla (100 gr) y a una décima parte el azúcar (25-30 gr) ya que estas frutas no son tan ácidas como la cereza.
 
Tatín de cerezas hecho en La Oca en el Oceano
(Ruente-Cantabria)
 
   Las tartas Tatín, se comen frías o templadas y están mejor si se acompañan de una base de natillas o un helado y un buen vino dulce. En concreto, esta es una versión muy especial ya que tiene un sabor entre el dulce y lo ácido muy rico. ¡Que os aproveche!
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario