sábado, 14 de febrero de 2015

El amor y la piel

     Ahora que estamos en San Valentín, he pensado en hablar de algo que creo que alguna vez todo el mundo ha experimentado porque uno puede sentir amor no sólo hacia una pareja sino por cualquier persona, familiar, amigo e incluso mascota. Esa sensación tan agradable tiene muchos efectos beneficiosos sobre la salud pero hoy voy a contaros la influencia tan positiva que tiene el amor sobre nuestra piel
  
    Básicamente, se puede decir ejerce un efecto rejuvenecedor. La piel se vuelve más luminosa, resplandeciente, tersa, en definitiva, más bonita. Pero, ¿por qué?.
     El hecho de estar enamorado hace que nuestro cuerpo genere ciertas sustancias químicas y se activen ciertas zonas de nuestro cerebro que nos ayudan a sentirnos mejor, no sólo físicamente sino también psicológicamente pudiendo llegar a mejorar  nuestra calidad de vida.
    El tener una buena vida amorosa favorece el buen estado de salud mental, mejora el sistema inmunitario, protege a nuestro corazón y sube nuestra autoestima y eso, desde luego, se refleja en nuestro rostro, luce de una manera distinta.
   Para la gran mayoría, hacer el amor es un acto placentero para disfrutar con nuestra pareja, pero ¿sabías que hacer el amor contribuye a mejorar muchos aspectos de nuestra piel?.

    Al hacer el amor se producen ciertas hormonas (oxitocina) que dan lugar a una serie de efectos sobre la piel como son:
1- Tonifica la mayoría de los músculos, al igual que los fortalece. Según expertos equivale a una rutina de ejercicio.
2- Previene la celulitis que tanto nos fastidia a las mujeres ya que como he dicho anteriormente se trabajan los músculos.
3- Es un excelente quema grasa y lo mejor de todo, natural. Se dice que se  queman alrededor de 500 calorías.

4- Mejora la circulación sanguínea, lo que produce la llegada de un mayor número de nutrientes a nuestras celulas y la mejora de la eliminación de desechos.
5- Por la liberación de estrógenos en las mujeres, produce brillo y suavidad en la piel y cabello.
 ¿Qué más se puede pedir? Sentimos, disfrutamos y, encima, mejoramos la piel.

  Como se decia en los años 60, "Haz el amor y no la guerra"

No hay comentarios:

Publicar un comentario