martes, 24 de septiembre de 2013

Llegó el Otoño

    Nos guste o no, llegó el otoño. Con su lluvia y su viento y otras cosas más agradables como los colores rojizos de las hojas que caen de los árboles.

    Y con él, nuestra piel tiene que hacer frente a ciertos cambios. Para empezar se tendrá que recuperar de los estragos del verano porque aunque uno se cuide con esmero, la piel sufre, sobre todo la deshidratación provocada por el calor. Y después, tendrá que prepararse para esas cosas que trae el otoño (frió, aire caliente de la calefacción, viento) y que también pueden secar nuestra piel.
   
   

     Al final del verano podemos observar:
                   - una piel seca e irritada

                   - un tono de piel opaco y apagado

                   - manchas que se acentúan o aparecen

                   - líneas de expresión más marcadas




     Por ello es conveniente realizar una puesta a punto. Para empezar, una limpieza de cutis y un tratamiento hidratante. Mejor si nos ponemos en manos de profesionales pero si no es posible o nos apetece hacerlo en casa, yo recomiendo seguir estos sencillos pasos:

1- Exfoliación de la piel. Ya sea con un exfoliante casero hecho a base de azúcar moreno y aceite de olivao de almendras, muy sencillo, económico y tan efectivo como cualquier otro o podemos usar un cosmético exfoliante como el L`Osmoclean de Institut Esthederm. Este producto me encanta porque realiza una suave pero eficaz limpieza de la piel adecuada para todo tipo de piel. Sencillo de utilizar ya que simplemente hay que aplicarlo sobre el rostro y cuello (excepto contorno de ojos y labios) húmedos y masajear en circulos hasta que se forme una especie de crema que se retira fácilmente con agua.

      

2- Aplicar una mascarilla hidratante como la de Clarins, Caudalíe, Nivea, Juvena o Avene o simplemente mezclando y batiendo dos cucharadas de yogur natural (o más si la deseas con más consistencia), medio pepino y una cucharada de miel.
    Este tratamiento lo que consigue es que nuestra piel recupere el agua perdida y vuelva a lucir con un tono más luminoso.
    Lo importante es extenderla por todo el rostro, cuello y escote (excepto contorno de ojos y labios)  y dejar actuar mínimo 10-20 minutos según la necesidad de cada piel. Si es grasa con 10 minutos es suficiente y si es seca habrá que dejarlo más tiempo.
    Con estos sencillos pasos recuperaremos la piel y conseguiremos prepararla para los envites del otoño y del invierno (viento, frío, calefacción,...)

3- ¡Protección!
    A partir de ahora, nuestro objetivo será la protección. ¿Cómo?
      Manteniendo unos buenos hábitos de vida que incluye la ingesta de frutas y verduras, la toma de agua (8 vasos al día) ya que es la única manera real de hidratar la piel, realizar ejercicio moderado (caminar veinte minutos al día) y utilizando, diariamente, una buena crema hidratante que contenga ácido hialurónico, glicerina o vitamina C como puede ser la hidratante Basico vitamina C o de la línea Mature para pieles maduras acompañado de su serum de la marca Cosmeclinik.

   Como comprobaréis, no es tan complicado. Con un poco de paciencia y constancia se puede obtener grandes resultados. ¡Probad y ya me contaréis!




No hay comentarios:

Publicar un comentario