domingo, 26 de febrero de 2012

Capítulo de la Segunda parte

     Hoy os traigo un capítulo de la segunda parte del libro para que veais en que consiste la combinación de la cosmética con la repostería teniendo como nexo de unión una de las quince frutas más utilizadas en el cuidado de la piel.

     LA CEREZA

Cerezas y mentiras,

unas de otras tiran

 g Hanami h

La flor de cerezo destaca por su color y delicadeza, floreciendo en un tiempo muy corto, lo que para los orientales, significa la transitoriedad de la vida. Si ya de por sí, una flor es maravillosa, un millón de ellas hacen de un entorno, único.

Hanami (花見) palabra compuesta por los caracteres chinos, Hana () – flor y Mi () – mirar u observar, significa literalmente “ver flores”. Una tradición japonesa, que consiste en recibir a la primavera, observando la belleza que resulta de la explosión de las flores.
Los primeros hanamis que se pueden observar (porque son los árboles que primero florecen), son el melocotonero (momo) y el ciruelo (ume), aunque el “rey del hanami” es el cerezo (sakura).

Los japoneses con sus cámaras en mano, llenan las calles, los paseos y  los parques para poder contemplar, retratar y disfrutar junto a los suyos de un sabroso picnic y de este regalo visual, que ofrece la primavera hacia finales de marzo.

Lo que más llama la atención es su rostro. El reflejo de la serenidad.

g Tatin de cerezas h

La peculiaridad de este postre, es que se trata de una tarta de manzana al revés, es decir, para su elaboración las manzanas se ponen debajo y la masa encima.

Es una receta francesa creada por las hermanas Stéphanie y Caroline Tatin en 1898, en su hotel situado en Lamotte-Beuvron, en el Valle del Loire. Se cuenta que cometieron un error al hacer la tradicional tarta de manzana y de ahí surgió esta nueva idea.

En este caso, es una versión extremeña de la tarta Tatin, ya que en vez de incluir la manzana como ingrediente básico, se realiza con la fruta típica del Valle del Jerte extremeño, la cereza.

Ingredientes:

  • ½ kilo de cerezas
  • 300 gr. de azúcar
  • 200 gr. de mantequilla
  • 200 gr. de masa sablé o de hojaldre (se puede comprar refrigerada)
Elaboración:

Paso 1: Lavar las cerezas, secarlas y deshuesarlas.

Paso 2: Poner la mantequilla en un molde de 26 cm de diámetro, poner al fuego y cuando haga espuma, añadir el azúcar y mover hasta tener un caramelo claro. Colocar las cerezas muy apretadas sobre el caramelo.

Paso 3: Estirar la masa con el rodillo hasta dejarla 2 cm más del diámetro del molde. Poner la masa sobre el molde y remeter lo que sobra entre la fruta y el molde.

Paso 4: Cocer en el horno con la parte de arriba encendida a 175º C de 20 a 30 minutos o hasta que cueza la masa y se dore. Sacar del horno y volcarla caliente.

Paso 5: Si el caramelo se queda pegado al molde fundirlo y ponerlo por encima. Las tartas Tatín, se comen templadas y están mejor con un buen vino dulce.

Esta fruta es una gran aliada de la cosmética, puesto que posee propiedades remineralizantes, antioxidantes, y desintoxicantes y gracias a su aporte de vitaminas A y C, hidrata y regenera la piel. También, ayuda a reducir la celulitis, ya que protege y refuerza los capilares sanguíneos y es eficaz para combatir la retención de líquidos.

La cerezaterapia, es un tratamiento estético muy de moda, que consiste en la aplicación de un gel exfoliante corporal, para limpiar los poros y eliminar las células muertas, seguido de un masaje relajante con aceite de cereza. Después, se aplica una envoltura caliente con fango de cereza, para que las propiedades de la cereza penetren en el organismo.
Para terminar, se elimina el fango con una ducha con gel de baño de cereza y se aplica una crema hidratante.

g Mascarilla revitalizante h

A partir de cierta edad, la piel realiza sus funciones fisiológicas a un ritmo mucho más lento de lo normal, por lo que es conveniente aportar nutrición extra una vez a la semana, a través de por ejemplo esta sencilla mascarilla revitalizante, cuyo principio activo y único ingrediente es la cereza, que contiene una importante cantidad de vitaminas que regeneran la piel.
La vitamina A contribuye a mantenerla sana y aumenta su actividad enzimática, la vitamina  C interviene en la formación de colágeno, la vitamina B1 potencia la oxigenación, y la vitamina PP previene el envejecimiento por factores externos.

Ingredientes:

  • 20 cerezas deshuesadas

Modo de utilización:

Se pasan por la batidora las cerezas hasta obtener una pasta que se aplica sobre el rostro y el cuello, dejándola actuar durante 20 minutos. Pasado ese tiempo, se retira con agua templada.

   He elegido este capítulo porque habla de una de las frutas que están más de moda en los cuidados de belleza facial junto con la granada e incluye un tratamiento muy sencillo pero muy efectivo pues al fin y al cabo es lo que buscamos todos, rapidez y eficacia.
   Espero que os guste y ya me contareis que os parece. ¡Probad la tarta, está deliciosa!

2 comentarios:

  1. Qué ganas de que llegue ya la temporada de las cerezas, para poner en práctica todos tus consejos!!

    ResponderEliminar
  2. Te ha sido concedido el premio a Blog Favorito!!! Pásate por mi blog a recogerlo. Descargas la imagen del premio y la pones en tu blog. A su vez tienes que conceder el premio a otros cinco blogs con menos de 100 miembros. Un abrazo.

    ResponderEliminar